Quinta de Los Molinos- el espectacular parque de Madrid durante la primavera.

2020-04-10

Kate The Traveller

Quinta de los Molinos es un parque muy hermoso en Madrid. Es poco conocido porque se encuentra fuera del centro de la ciudad, en el este de Madrid, en el distrito de San Blas. Sin embargo, en la primavera se transforma en uno de los lugares más de moda en la capital, cuando florecen sus maravillosos almendros y cerezos, atrayendo a muchos amantes de la naturaleza, fotógrafos y turistas. Además, el parque alberga muchos otros tipos de árboles, como el olivo, la mimosa, el pino y el eucalipto.

El parque está dividido en dos áreas claramente diferenciadas: el área norte, diseñada al estilo de un paisaje romántico y el área con parcelas de almendros y cerezos, en el sur. Está completamente rodeado por una valla, con cinco puertas de entrada. La forma más fácil de llegar al parque, es en metro. A la salida de la estación del metro de Suanzes, hay una puerta de entrada, a la parte más espectacular del jardín.

Es un parque público y está abierto de 6:30 a 22:00 durante todo el año.

 

Cerezos en flor en la Quinta de los Molinos: un espectáculo natural, que cada año anuncia la llegada de la primavera.

 

Madrid está llena de cerezos y almendros sueltos, sin embargo, es difícil admirar su floración, porque a menudo crecen cerca de calles con mucho tráfico y lugares peatonales concurridos.

En Quinta de los Molinos, hay 1.500 cerezos y almendros, ubicados en diferentes áreas del parque. Algunos de estos árboles están repartidos de una manera desigual, entre la vegetación general del parque, mientras que otros se plantan en hileras para formar huertos separados. Por supuesto, los grupos más grandes de árboles, causan la mayor impresión.

La floración de estos hermosos árboles frutales, depende del clima en enero y febrero de cada año. Cuando las temperaturas son más cálidas de lo habitual, como pasa cada vez con más frecuencia, se produce a mediados de febrero. Si no, se retrasa a marzo. Puedes admirar los cerezos en flor, durante aproximadamente dos semanas, desde el momento en que sus brotes en las ramas, comienzan a abrirse.