Qué hacer en Miami, para no pasar tus vacaciones solo en la playa

2019-06-29

Kate The Traveller

Florida es un Estados Unidos un poco extraño. Aquí se habla tanto inglés como español, se comen hamburguesas con nachos, acompañados por ritmos latinos. El clima tropical obliga a todos los presentes al estilo relajado: bikini y camisa hawaiana desabrochada y la fantasía típica de los habitantes de Florida es tener un yate. Reina un ambiente omnipresente de vacaciones interminables. Estado del sol, el apodo oficial de Florida es una meca para estudiantes, durante las vacaciones de primavera (spring break); jubilados que sueñan con establecerse aquí de forma permanente y para las familias durante las vacaciones de verano. Los días soleados y cálidos, que atraen a los turistas a las playas del Golfo de México y del Océano Atlántico, no son el resultado de una comercialización brillante, sino de la ubicación perfecta de Florida. La frontera norte del Trópico de Cáncer pasa justo por debajo de la península de Florida y atraviesa las Bahamas, al sureste del estado del sol. A pesar de la gran cantidad de luz solar, Florida es también uno de los estados más húmedos de América. El promedio de lluvia en Florida es casi el doble que el nacional. A la mayoría de los residentes, sin embargo, no les importa una ducha por la tarde o un buen aguacero, dando la bienvenida a un descanso del calor con verdadero alivio. La temporada de huracanes en el Atlántico es una seria amenaza. El período de junio a noviembre se considera la temporada de formación de ciclones en esta región y se recomienda consultar el clima de antemano, antes de cualquier viaje largo.

Para el turista, Miami es el punto de entrada más común a Florida, debido al aeropuerto y puerto internacional. A pesar de las atracciones obvias de la ciudad junto a la playa, es una ciudad estadounidense banal, llena de edificios de gran altura, grandes tiendas comerciales y grandes vías sobre la base de un rectángulo ideal. ¿Pero Miami es solo eso?

Invitada por un amigo que vivía en Miami en ese momento, pase en Coral Gables unas semanas. Esta parte próspera de la ciudad, al sur del centro, abunda en villas y jardines tropicales, con calles tranquilas residenciales, que parecen un paraíso del ciclismo. Muchas veces me perdí con placer en una maraña de callejones llenos de plantas exóticas, entre edificios al estilo del renacimiento mediterráneo y a lo largo de canales llenos de embarcaciones privadas. Este espacio es tan grande que una urbanización se transforma en otra y el pedaleo puede ser literalmente infinito. Lo original es que muchas casas, ricas y las más comunes, no tienen vallas. Lo que, desde el nivel de la calle, permite observaciones interesantes de sus residentes sin ninguna censura.

Más cerca del centro, en el barrio de Coconut Grove, se pueden admirar museos y jardines de la Villa Vizcaya en Miami. Fue construida por el empresario James Deering en el siglo XX, en una gran área de 730,000 m2 de bosques de manglares, como una residencia de lujo para él mismo. Hoy en día se convirtió en un museo para turistas y da lugar a grandes celebraciones. Los jardines de la villa son absolutamente únicos, mantenidos en el estilo del Renacimiento italiano y están llenos de miradores, esculturas, portales y fuentes ricamente decorados, todo ello rodeado por una exuberante vegetación subtropical.

Cuando aún era un adolescente, me encantaba la serie de televisión estadounidense Miami Vice. El lugar donde se filmó, fue la ciudad de Miami y las cercanas islas de los Cayos. Por este motivo, una excursión al centro de la ciudad para ver los edificios y lugares emblemáticos de la serie, me pareció obligatoria. El Atlantis Condominium fue la primera etapa. Construido en los años 80, se caracteriza por su arquitectura original. La fachada está cubierta completamente por cristal brillante, con un agujero cuadrado en el centro de la estructura que es una especie de terraza, donde hay un jacuzzi, una palmera viva y una escalera de caracol roja, muy característica. El siguiente paso para rastrear las aventuras de Crockett y Tubbs, los personajes principales de la serie, es el moderno Ocean Drive en la isla de Miami Beach. Es una calle muy conocida con hoteles de estilo Art Decó, situada a lo largo del paseo marítimo con altas palmeras. Es un escaparate de la ciudad y su parte más lujosa, dominada por turistas que pasan sus vacaciones en hoteles cerca de la playa, con el mar a su alcance. Por lo tanto, admito que es difícil no perderse en la costa cercana, la que tantea con la laguna azul en la distancia. El Downtown tiene un hermoso paseo marítimo Bayfront Park, que termina en Bayside Marketplace que es una zona comercial con tiendas y cafés. El sitio fue presentado a menudo en la serie Miami Vice. La etapa final de la visita a la ciudad, fue en la zona norte el barrio Miami Design, hoy en día un popular centro comercial, gastronómico y cultural, y más allá una cercana ciudad dentro de la ciudad: Lemon City o La Pequeña Haití.

Un viaje popular fuera de la ciudad, es el Parque Nacional Everglades. Es una enorme zona pantanosa donde reinan los manglares y cocodrilos. A decir verdad, no me impresionó nada. Para ver cocodrilos, la mayoría de los turistas van a Shark Valley. Sin embargo, yo decidí ver el centro de visitantes Flamingo Visitor Center, el punto más al sur del parque. Piragüeando bajo el sol abrasador, en uno de los canales de los manglares, ahuyentando enormes y diversos insectos, imaginé con facilidad el terror que pudieron sentir los primeros viajeros de Europa, durante la colonización española. En mi opinión, visitar los Everglades por propia cuenta, puede ser peligroso, debido a la falta de infraestructura adecuada y de una gran cantidad de flora y fauna tropical. En cuatro centros de operaciones del parque, se organizan viajes en barco ocasionales, para explorar los canales de agua, también se alquilan kayaks, barcos y bicicletas. Los centros, en general, parecen algo viejos y abandonados.

Si tienes un poco más de tiempo en Miami, debes ir a uno de los Cayos de Florida. El archipiélago de islas pequeñas, a veces realmente minúsculas, es un remanente de un antiguo arrecife de coral, que emergió del mar hace muchos miles de años. Las islas fueron accesibles durante mucho tiempo únicamente en barco. La situación cambió cuando Henry Flagler, el propietario de la compañía estadounidense Standard Oil, en 1912 completó un ambicioso plan para conectar Key West, con el continente de Florida. El puente de 200 km, sobre el cual viajaba el tren, era el orgullo de este estado, llamado la octava maravilla del mundo. Perdió la batalla con la naturaleza, que destruyó el puente durante el gran huracán de 1935. Al no poder hacer frente a la reconstrucción de las secciones dañadas de la vía férrea, Flagler vendió la estructura superviviente al gobierno de Florida. Se construyó una carretera moderna, sobre los cimientos de la estructura restante, que también lleva al final del archipiélago. Fue por esta carretera, que llegamos a la isla más lejana de Key West, en busca de aventura, intentando encontrar con la vista, la cercana isla de Cuba. En el camino nos cautivó el parque estatal Bahía Honda, donde paramos para un baño rápido en el mar. Playas bordeadas de palmeras, agua transparente de color azul y una brisa maravillosa que refrescaba el calor del sol, definitivamente crearon un dilema en nuestra mente: ¿Viajar más lejos? Sin embargo, prevaleció el deseo de ver la ciudad más al sur de los Estados Unidos, que una vez fue la más rica de todo el estado de Florida. La colorida arquitectura caribeña de madera, nos dio la bienvenida en Key West. Las casas en colores pastel y sus encantadores porches, con sillas mecedoras de mimbre, se sumergian juguetonamente en una exuberante vegetación. Royal Poinciana, el arbol tropical rojo floreciente tenia el paisaje verde alrededor con manchas carmesí. El conjunto era extremadamente pintoresco. Este colorido panorama de la isla se puede admirar desde la plataforma de observación, en el faro, Key West Lighthouse. No hay fin a las atracciones aquí: deportes acuáticos, el parque nacional de Dry Tortugas, vuelos en avión, o avistamiento de delfines y ballenas, son solo algunas de las muchas cosas que se puede hacer aquí. Saliendo de Key West, tuve la sensación de que algún día volvería a este hermoso rincón del mundo.

Después de regresar a Miami, pasé la última tarde admirando el panorama de la ciudad desde la terraza de Rusty Pelican en Key Biscayne. Era una hermosa puesta de sol, tranquila y melancólica con una suave brisa del este. Cuando regresaba a Coral Gables por la noche, el cielo se cubrió de repente con enormes nubes oscuras y en un segundo, se desató una tormenta tropical torrencial. Las palmeras se agacharon con el viento y la lluvia pareció caer sin ningún control. A la mañana siguiente, la humedad evaporándose del suelo lo cubrió todo con rocío cálido. La vegetación ubicua alrededor, parecía aún más intensa que antes. Antes de irme, tomando mi café de la mañana, me senté bajo una ancha palmera, escuchando el gorjeo de loros verdes, jugando en los arbustos. De repente me llamó la atención un Ferrari Testarossa blanco, aparcado frente a mí. Qué coincidencia! ¿Es el fantasma de Sonny Crockett vagando por las calles de Miami hasta hoy? Mientras tomaba ceremonialmente mi dosis tardía de cafeína por la mañana, observaba con los ojos soñolientos a niños redondos de piel oscura, jugando con sus padres todavía más rellenitos, preparando una sabrosa barbacoa en una playa cercana. Mientras tanto, un jubilado de pelo gris con una bebida colorida en su mano me guiñó un ojo, de pie en el bar, sin prisa por ir a ningún lado. En la distancia se olía a cigarro cubano. Cuando estaba esperando el taxi que iba a llevarme al aeropuerto,  chocó conmigo una chica embarazada, ligeramente vestida, en un estilo deportivo y en patines. Ella era excepcionalmente atlética y musculosa. Con una velocidad vertiginosa, empujaba un cochecito de bebé frente a ella, del que sobresalía una cara feliz de un niño. La velocidad a la que la mujer empujaba el carrito parecía inadecuada, tanto para su condición, como para el contenido del vehículo. Cuando sorprendida miré la escena, la mujer exclamó con alegría: ¡Oye guapa! ¿Te marchas de la ciudad? ¡Qué pena! La mañana de hoy es absolutamente perfecta, para darse un baño en el mar. Puedo enseñarte el mejor sitio para bañarse de todo Miami, ¡está muy cerca de aquí!, ¡No te vayas!