Perugia, la joya desconocida del corazón de Italia

2019-08-08

Kate The Traveller

Hay un lugar en Italia, una antigua ciudad en una colina rodeada de enormes muros, que se convirtió en mi hogar durante un año. Perugia, la capital de la región de Umbría y también la ciudad de los estudiantes, nos trajo aquí desde muchos lugares diferentes de Europa y enriqueció a todos de una manera especial. Italia, que posee un aura mágica del pasado, de una civilización antigua junto con elementos de la realidad contemporánea, deleita invariablemente con la cultura y la belleza del paisaje. Todos pueden imaginar que encontrarse bajo un feliz cielo italiano es como encontrarse en el paraíso. ¡Pero te puedo decir que encontrarse en Umbría es mucho mejor!

Perugia es el corazón cultural y político de esta región montañosa, de una belleza excepcional. Tiene algo que me hace volver aquí siempre como si fuera mi casa, y todos los que visitan este lugar por primera vez están simplemente encantados. El éxito de Perugia es el resultado de varios factores. No es una ciudad con gran prestigio turístico. Los grupos de viaje y sus guías con altavoces, que son una plaga en otros lugares populares en Italia, no vienen aquí. Es una ciudad estudiantil, llena de gente joven y energética con sueños. Perugia se encuentra en una colina, dividida en ciudad superior e inferior. La ciudad alta es una parte antigua, con casas de piedra y calles estrechas, en la inferior hay una estación de tren y edificios modernos, con una red de carreteras más anchas. Esta división específica, ha hecho que la parte superior de la ciudad, haya mantenido su carácter íntimo y medieval y esté conectada con la parte inferior, mediante el fantástico vagón Minimetro, una especie de teleférico de montaña, cuesta arriba.

La ciudad fue fundada por los antiguos pueblos, de antes de la época latina romana: los etruscos. Este grupo étnico indígena, de la parte central de Italia, vivía en la actual Toscana y Umbría. Hoy en día, casi nadie sabe que aquellas ciudades tan de moda entre los turistas como Siena, Florencia o Bagnoregio se fundaron por los etruscos. Por eso Perugia es tan hermosa, porque contiene los elementos obvios de la cultura de la antigua Roma, pero construida sobre la base de una civilización preexistente, que parece dotar al lugar de alma. Los etruscos, acosados por las invasiones romanas, no querían ser parte del imperio. Muchas batallas sangrientas, en defensa de la identidad política y cultural etrusca, no detuvieron a Roma en su expansión posesiva. Los etruscos conquistados, tuvieron que rendirse a los nuevos gobernantes de la Península Apenina. Con el tiempo, adoptaron las costumbres y el idioma de los invasores.

En el siglo XVI, con la llegada del Vaticano para sellar la autoridad papal, sobre la ciudad etrusca de Perusia, se decidió construir la fortaleza de Rocca Paolina, destruyendo miles de casas y edificios antiguos. Hasta el día de hoy, se puede admirar el sistema de pasillos y túneles de esta fortaleza, que forma parte del desarrollo, del moderno sistema de escaleras mecánicas, que conectan las partes bajas de la ciudad con la plaza principal del casco antiguo, Piazza IV noviembre. A menudo se organizan allí ferias con comida regional, degustaciones y eventos artísticos. Al vivir allí, tuve la oportunidad de probar vinos italianos y trufas, previamente desconocidas para mí. Estando en esta parte más alta de la ciudad, siempre me sentí especial. Rodeada por todos los lados con muros antiguos, a menudo tuve que pellizcarme para recordar en qué siglo vivo. Las modernas tiendas y cafés integrados, en esta antigua decoración, con productos y compañías de ropa conocidos en todo el mundo, nunca encajaban al escenario. De mi estancia de un año en Perugia, todavía recuerdo esas mañanas soleadas, que huelen a café capuchino italiano, delicioso y fuerte. Recuerdo a los camareros cantar divertidas melodías, sirviendo mi pizza favorita con calabacín y luego, de postre, una pizza con chocolate dulce. Regreso a esas largas tardes de verano, cuando entada con amigos en los escalones de la catedral de San Lorenzo, en la plaza IV de noviembre. Con los ojos de mi imaginación, todavía puedo reconstruir vívidamente la forma del Monte Subasio, con la ciudad de Asís a sus pies, una vista que se extendía desde la ventana de mi habitación de estudiante. En invierno, sin embargo, a menudo pienso en las brillantes luces navideñas, en los estrechos callejones cubiertos de nieve del casco antiguo de Perugia y en las humeantes castañas calientes que se venden en ellas.

Perugia, como todas las ciudades actuales, está cambiando en la inexorable dirección de la modernidad. Avenidas multicarriles para automóviles, rascacielos, estacionamientos y otros elementos de la arquitectura moderna, espero que nunca lleguen a esta encantadora ciudad. Italia parece defenderse constantemente, de la ola que inunda, creando grandes metrópolis y destruyendo lo que es precioso y antiguo. Por eso es, un país donde viajar y la vida, aún tiene su magia, donde los turistas regresan invariablemente, encantados por la rica y muy larga historia de Italia, aspectos que a menudo, no pueden experimentar en sus países de origen. Perugia y otras ciudades de la Península Apenina, parecen tener otro problema más serio. Es una de las áreas de mayor peligro sísmico en el mundo. Cada pocos años, un terremoto golpea a Italia, que destruye muchos monumentos valiosos y, a veces, ciudades enteras. El epicentro del último terremoto fue el este de Umbría y la región vecina de Le Marche. Viviendo en Perugia, visité el pueblo de Castellucio di Norcia, en la hermosa región montañosa de Monti Sibillini, a 2 horas en coche de Perugia. Hoy está en ruinas. En 2016, el terremoto de magnitud 6.5, según la escala de Richter, destruyó completamente los antiguos monumentos de épocas pasadas, dejando solo nostalgia detrás. Una vez, la inexorable madre naturaleza también aniquilará a la antigua Perugia, pero mientras tanto, se alza orgullosa de los largos siglos de la historia bélica de la península, encantando los ojos de todos los presentes aquí.