Oasis Park Fuerteventura - Zoo en un jardín paradisíaco hecho por el hombre en la isla canaria de Fuerteventura

2020-03-23

Kate The Traveller

Soy partidaria de observar animales en la naturaleza, pero me doy cuenta de que nuestro planeta, a causa de la actividad humana, está cambiando drásticamente. Los hábitats naturales de los animales se reducen, y los animales en ellos enferman o dejan de reproducirse.

 

El aumento de la población humana mundial, ha introducido la devastación y el estrés en la naturaleza.

Los animales salvajes evitan los centros de la civilización humana, y la cría de los animales domésticos, se ha alejado mucho de las ciudades.

Como resultado, las nuevas generaciones humanas están perdiendo gradualmente el contacto con el rico mundo natural del nuestro planeta.

 

Tenemos miedo de lo que es ‘salvaje e indomable’.

Me encuentro cada vez más con los niños europeos, a quienes la escuela organiza viajes educativos a parques o refugios de vida silvestre, para mostrarles diferentes tipos de animales, tanto salvajes como domésticos. Los abuelos que vivían en el campo, con una gran cantidad de ganado, donde se podía jugar con los cerdos, ordeñar una vaca, recoger los huevos de una gallina, o incluso montar a caballo, y haciendo paseos con ellos se encontraba a los faisanes, las liebres o los ciervos, ahora han sido reemplazados por la televisión y los jardines zoológicos.

Los jardines zoológicos siempre me han causado incomprensión. La belleza del animal salvaje, siempre se evaporaba al ver las condiciones hostiles en las que se le mantenía. Su actitud deprimida y la falta del destello proverbial en los ojos, no recordaban a la criatura elegante, vista en televisión, en los programas de naturaleza del domingo.

 

Nunca entendía por qué yo me encontraba al otro lado del cristal o la valla, disfrutando de la libertad de movimiento, que esa criatura no tenía en absoluto.

 

Junto con el progreso de la civilización, hemos olvidado convivir con la naturaleza. Relativamente seguros, rodeados de muros de varios tipos en ciudades en crecimiento, hemos perdido el sentido de respeto por lo que está vivo. Sin embargo, adoramos todo tipo de estructuras de hormigón y la electrónica ubicua que actualmente domina nuestras vidas.

 

Sin ver el cielo, no sabemos mirar las estrellas. Sin cultivar el jardín, no podemos apreciar la belleza, la fuerza y ​​la utilidad de las plantas. Al no tener contacto con los animales salvajes, hemos olvidado cómo funciona la vida.

 

Siempre defenderé la libertad de cada criatura, pero me doy cuenta de que a veces al precio de perder esta libertad, puedes mostrar algo a alguien, o alcanzar esa persona con información específica. Algunos de nosotros, al ver la necesidad de reeducar a la sociedad y por las nobles razones de proteger un mundo dependiente del hombre, somos capaces de crear creaciones hermosas y sabias. Wildlife Oasis Fuerteventura Park, es una de esas creaciones.

Después de cruzar el umbral del Parque Wildlife Oasis Fuerteventura, se siente la filosofía omnipresente del funcionamiento del parque: es el bienestar de todos los presentes aquí: animales, plantas e invitados. Los animales están sanos, nutridos y tranquilos. Disfrutan de una relajación que no podrían experimentar, si viviesen en la naturaleza. Se les mantiene en condiciones semisalvajes, en grandes espacios y están rodeados por un maravilloso jardín. Este trocito de África, en la isla canaria de Fuerteventura, es una oportunidad para aprender sobre el maravilloso mundo de los animales y las plantas, en un hermoso paisaje, rodeado de arena, dunas y océano. Sin la necesidad de amenazar la vida con lejanos y peligrosos viajes, podemos ver aquí de cerca, la parte de la naturaleza salvaje, que habita en los rincones distantes e inaccesibles de nuestro planeta.

 

Jirafas

Alimentar las jirafas fue la más chula de las experiencias. En la taquilla, hay colocada una mesa donde se venden juegos de frutas para jirafas. Las jirafas estiran sus largos cuellos, mucho más allá de la valla de madera y comen fruta directamente de nuestras manos, en un solo instante. Terminada la comida, pierden rápidamente el interés por nosotros, por lo que debes medir bien el tiempo para tomar alguna foto.

Show de reptiles

Es una experiencia que encantará, incluso aquellos que más temen a estas criaturas. Un anfiteatro magnífico, rodea un escenario verde con mucha vegetación y un misterioso naufragio en el fondo. En varias partes de esta escena, hay ramas de árboles dobladas y en ellas especies exóticas de serpientes, geckos y lagartos. Los presentadores, cogen a los reptiles domesticados uno por uno y muestran los animales de cerca, a los participantes de la experiencia.

Lémures

Es posible que hayas visto a los lémures alguna vez en un zoológico o en películas, pero es difícil de describir la aventura que experimentarás cuando te acerques a ellos. Oasis Park Fuerteventura organiza una reunión maravillosa para sus visitantes, con estas interesantes criaturas de Madagascar. Estos hermosos y misteriosos animales son extremadamente móviles. Está prohibido tocar a los lémures, pero estos animales curiosos, quieren tocar a todos los visitantes, sentarse en su regazo y saltar continuamente entre las ramas de los árboles y los participantes de la experiencia.

Flamencos

Estaba intentando ver de cerca un flamenco salvaje desde algunos años. Aunque en España hay muchos lugares donde los flamencos, migran periódicamente para alimentarse, es muy difícil ver a estos hermosos animales desde tan corta distancia. En el parque, a pocos metros de la entrada principal, hay un estanque con vegetación acuática, rodeado por un parque circular, en el que hay una docena de flamencos y varias otras especies de aves acuáticas. No hay vallas, ni redes aquí. Los flamencos siguen sus caminos entre la vegetación y aunque evitan todo contacto directo con el humano, cuando elige la postura de observación, los flamencos a menudo se colocan solos al alcance de la mano.

Camellos

Oasis Park Fuerteventura comenzó con la cría de los camellos. Fueron traídos a las Islas Canarias en 1405 como parte de un plan para comercializar leche de camello. Con el tiempo, comenzaron a organizarse caravanas para turistas, que se hicieron muy populares. Hoy, el parque organiza caminatas de varias horas, sobre las jorobas de estos maravillosos dromedarios, proporcionando hermosos paisajes del parque y mar cercano.

Los mencionados anteriormente son solo algunos de los animales y atracciones disponibles en el parque. El espacio del parque es realmente enorme. Para ver todos sus rincones con calma, necesitas todo el día. Hay tres restaurantes, que en cualquier momento pueden reforzar a un turista hambriento o proporcionar descanso al debilitado por caminar. Tal descanso puede prolongarse indefinidamente, porque la exuberante vegetación del jardín botánico, el sol africano y la feria de colores y olores, promueve el ritmo lento y la dulce relajación.