Moulay Idriss-la ciudad más sagrada de Marruecos

2020-04-22

Kate The Traveller

Esta ciudad romántica, suspendida sobre dos colinas, es una ciudad santa y se ha mantenido fiel a las tradiciones de su cultura durante siglos. Aquí el tiempo parece fluir más lentamente, mostrando la verdadera cara del misterioso Marruecos. Durante siglos, Moulay Idriss ha acogido bereberes, fenicios y romanos. Al construir un mausoleo para Idriss I, el fundador de la primera dinastía árabe que gobernara estas tierras, se convirtió en la ciudad más sagrada de Marruecos y un lugar de peregrinación. Selló la entrada a una nueva era, la era del islam.

La ciudad debe su nombre al tataranieto del más famoso profeta de islam-Mahoma-. En año 789 d.C. el joven Idriss, huyendo de la rebelión en Arabia, se instala cerca de la ciudad actual de Moulay Idriss, en Volubilis. Ganándose la confianza de los nativos, se alía con los bereberes y difunde el conocimiento sobre su bisabuelo. Así es como comienza el proceso de islamización en el norte de África. Los bereberes encantados tanto por el recién llegado, como por su religión, proclaman a Idriss rey, que se convirtió en el fundador de la primera dinastía árabe en Marruecos.

Idriss es el hombre más sagrado de Marruecos, venerado hasta nuestros días.

Debido a su naturaleza religiosa, Moulay Idriss, antes de 1917, era inaccesible para los no-musulmanes. Después de 1917, a los turistas se les permitió permanecer allí durante el día, pero tenían que abandonar la ciudad antes del atardecer. No fue sino hasta 2005, que se permitió a los extranjeros quedarse dentro de la ciudad. En 2020, durante mi reciente viaje a Moulay Idriss, un local me dijo que recientemente, los no-marroquíes también viven aquí permanentemente. Tres casas fueron vendidas en Moulay Idriss:  a un inglés, a una familia de chinos y otra de franceses.

Mausoleo de Moulay Idriss el primero

En la plaza principal de la ciudad, hay una puerta blanca en forma de arco, integrada en las paredes de las casas colindantes. Es una especie de vestíbulo, que conduce por el corto pasillo hasta la sala principal del mausoleo. Sin ser musulmán, no entraremos. En la entrada del paseo de mármol blanco y brillante, hay una barricada y el guardia que está junto a ella, protege la entrada, de las intenciones de turistas curiosos, en lo profundo de este magnífico templo.

Terrazas

La ciudad está construida sobre dos grandes colinas. El camino a su cumbre se conduce a través de un complicado laberinto de escaleras. En algunos lugares, en los espacios entre los edificios, la parte opuesta de la ciudad es visible, y cuanto más alto estamos en la colina, más hermosa es la vista. Las terrazas suelen ser balcones en casas particulares. El turista los encuentra invitado por el dueño de la casa, en la que habrá un balcón más o menos atractivo. Visitar a una familia marroquí, se puede amenizar con una comida. Es una visita por la cual hay que pagar, y su precio aumenta en proporción directa a la cantidad de tiempo que se pasa en el hogar y atracciones adicionales. ¡Puedes regatear!

Colores de Medina

En los pueblos de montaña del norte de Marruecos, la medina tiene muchos callejones misteriosos y encantadores. Los pasillos estrechos, inaccesibles para los automóviles, pero transitables, por ejemplo, para burros, son un espacio de tránsito y social urbano. Las paredes altas de los edificios, hacen que la medina esté en sombra parcial, independientemente de la hora del día. Las coloridas paredes de las casas, las escaleras y las puertas se bañan en el hermoso juego de luces de un laberinto sombreado de escaleras, callejones y pequeñas plazas. Los comerciantes individuales venden aquí las especialidades necesarias para administrar un hogar marroquí, y los transeúntes vestidos en caftanes de colores, son un complemento colorido, en este mosaico romántico del mundo árabe.

Consejos

* Tres horas son suficientes para explorar tranquilamente la ciudad.

* En la plaza principal de la ciudad, los guías espontáneos, se apresuran a buscar turistas. Si alguien visita la ciudad por primera vez, recomiendo contratar una guía de este tipo.

* La colina a la izquierda del mausoleo en Moulay Idriss es más atractiva que la de la derecha. Debajo del arco, justo en la entrada al mausoleo, las escaleras a la izquierda nos llevarán a la cima de la colina izquierda, y las de la derecha, a la cima de la colina derecha.

* Cerca de Moulay Idriss hay ruinas de la antigua ciudad romana de Volubilis. Esta es una visita obligada para los viajeros en esta región.

* La vista más hermosa de toda la ciudad veremos desde la carretera que va de Volubilis a Moulay Idriss. En su sección final hay un aparcamiento sin asfaltar para automóviles, que es fácil de reconocer debido a los vendedores de recuerdos locales. Puedes ver las dos jorobas de la ciudad y el mausoleo ubicado en el centro, en el valle entre las altas colinas.