Desierto pintado en Arizona-una maravilla de los territorios de los indios nativos americanos

2020-04-14

Kate The Traveller

 

Los mejores paisajes de América son donde está el desierto.

 

En Arizona todo el mundo en un determinado punto de cualquier viaje, navega a lo largo de la ruta 66 de EE. UU. Sin embargo, lo mejor es desviarse de esta mítica carretera.

 

Las ciudades históricas ubicadas a lo largo de la ruta 66, que conectaba por primera vez en la historia de los Estados Unidos, el Este y el Oeste, permanecen hasta hoy y atraen una gran atención turística. La mayoría de estos sitios son pueblos fantasmas. Las casas en ruinas, los automóviles abandonados y las estaciones de servicio vacías, con a veces solo una cafetería funcionando, hacen que esos lugares sean bastante similares entre sí. Al ver una de estas ciudades, las has visto a todas. Sin embargo, cruzarlas es necesario para ir más allá, donde comienza lo Salvaje. Se encuentran en la encrucijada, de donde parten caminos menos frecuentados. Ellas te llevaran a los territorios de los indios, donde la cultura pop de Estados Unidos desaparece, y el paisaje prístino revela un carácter mucho más duro y virgen, del estado de las incontables maravillas naturales.

Dirigiéndonos desde la ciudad de Flagstaff hacia la reserva Hopi, después de dejar atrás la histórica ciudad de Winslow, tomamos la carretera del condado, número 282, hacia el norte. El Little Painted Desert County Park, era solo un extraño camino de tierra a lo largo de la cresta de un acantilado, encontrado accidentalmente en el mapa, donde decidimos echar un vistazo. No había allí entradas oficiales, ni guardias, ni puestos con bebidas, solo el paisaje imperturbable por cualquier sonido o movimiento, y nosotros mismos. La vista estaba más allá de cualquier imaginación.

La vasta tierra con superficie de 160 millas, que se encuentra entre el Gran Cañón y el Bosque Nacional Petrificado, se llama Desierto Pintado.

 

Y de hecho está pintado. Parece que, en este lugar en particular, la naturaleza se aburrió con los colores uniformes de las formaciones rocosas alrededor, e introdujo un elemento de arte. Cuando miras este lugar en el mapa satélite, puedes ver una ola masiva de colores que se extiende desde Cameron hasta la ciudad de Holbrook. Cerca ésta última, a principios del siglo XX, el gobierno compró a los indios nativos americanos, una gran cantidad de tierra y creó allí, infraestructura para el turismo. Ahora esas tierras se llaman Petrified National Forest, y son un parque nacional.

Fuera del parque nacional, el resto del Desierto Pintado no está contaminado por la actividad humana y sigue siendo inaccesible para los viajeros. Sin embargo, en algunas partes de este desierto, existen puntos accesibles en automóvil, que ofrecen vistas espectaculares. El Little Painted Desert County Park es uno de ellos. Es un sitio salvaje, intacto por el hombre y apartado. El panorama aquí es realmente impresionante. El acantilado en descomposición, se derrama con una cascada de colinas puntiagudas, mostrando sus capas coloridas, cargadas por la prehistoria de la evolución. La superficie deshabitada y plana, que se extiende detrás de las colinas, se abulta de repente con una montaña solitaria. Este gigante de 3.851 m es un antiguo volcán – El Pico de Humphrey.

En la frontera del infinito del horizonte monótono, se erige como un monumento y nos recuerda la existencia de un ser poderoso que observa silenciosamente el milagro de la vida que lo impregna todo.