Curtidurías en Fez- difícil profesión marroquí realizada desde la Edad Media

2020-04-13

Kolorowy Ptak

¡Hombre y mujer europeos! ¿Sueles quejarse que trabajas demasiado?, ¿Piensas que te están usando?, ¿Estas enfadado con el jefe, que no instaló aire acondicionado en tu oficina, o con el sillón no ergonómico, que destruye tu columna vertebral? ¿Te molesta que la señora de la limpieza, limpie la oficina con poca frecuencia y a veces el cubo de basura huela?

Europeo – POR FAVOR – visita las curtidurías marroquíes y así obtendrás la perspectiva correcta de tu “difícil” vida de trabajador …

Las curtidurías marroquíes, impresionarán incluso a los más indiferentes. ¡La gente trabaja aquí, todos los días, en todas las estaciones (también durante el verano africano, en 40 grados de calor) con un esfuerzo indescriptible, en suciedad y hedor! Sus condiciones de trabajo no han cambiado mucho desde la Edad Media. Aun así, trabajar en este lugar es casi … ¡un honor! Ser curtidor es una profesión familiar, heredada de abuelo a padre y de padre a hijo. Además, es un empleo por tiempo indefinido, que no es insignificante en las condiciones africanas.

Las curtidurías en Fez son las más antiguas de todo el norte de África, que siguen en activo. La más grande de ellas-Chouara, se encuentra en las afueras de la Medina, cerca del río, y la más pequeña, –Sidi Moussa se encuentra en el centro, cerca de las mezquitas más importantes de la ciudad. Para llegar aquí, lo mejor es seguir el sentido del olfato. Un olor dulce y sofocante similar al vómito o un tanque séptico derramado, cuelga en forma de una nube pesada sobre todo el distrito. Además del terrible olor, la señal que nos estamos acercando a la curtiduría, son numerosas tiendas de artículos de cuero.

Las mochilas de cuero, bolsos, cinturones, zapatos, chaquetas, chalecos y cojines que se derraman de las casetas, como una cascada de arcoíris, son un sorprendente contrapunto al creciente asco del olor del aire inhalado.

Cuando deambulas por las calles estrechas, sientes un bulto creciendo en tu garganta y una pregunta tenaz invade tu mente: «¿Dónde demonios está la fuente de este terrible hedor?»

Las curtidurías en sí están ocultas. Están rodeadas de edificios que corren un tupido velo, sobre su impactante «contenido». Primero debes subir las empinadas y sinuosas escaleras, hasta las terrazas cubiertas, para poder juntar de alguna manera estos puzles organolépticos, en una imagen completa. Sin embargo, después de subir estos balcones, antes de ver algo en el cegador sol africano, ¡tienes que enfrentar tu nariz, con una onda de choque de hedor, que te marea y te da náuseas! Las ramitas de menta distribuidas antes de entrar aquí son de poca utilidad … Mientras tanto, cuando miras hacia abajo, hay pozos de arcilla con contenidos líquidos de diferentes colores. ¡Y en estos pozos, la gente a menudo trabaja sumergida hasta su cinturón! En tinas con contenido blanco, hay una solución de cal o hectolitros de heces de paloma. Las pieles, inmersas repetidamente en excrementos de pájaros, que son una rica fuente de amoníaco, se vuelven suaves y elásticas. En otras tinajas, una suspensión espesa se desborda en colores ocres, burdeos y verdes, teñidos naturalmente con azafrán, henna o menta.

Los pasos en la producción de la piel incluyen, en orden: remojo, encalado, eliminación de tejido extraño (trenzado, fregado y pulido), descalcificación, inmersión, pulverización y grabado.

La observación de este curso de producción, me recordó los encantamientos de las brujas de los cuentos europeos, quienes, al verter varios ingredientes en el caldero, obtenían algún efecto mágico. En la curtiduría marroquí, el papel de Baba Yaga es interpretado por el Merlín local, ¡y su magia, es que pueden enjuagar una docena de pieles pesadas y húmedas, en un cucharón en un minuto! Y estas son pieles de cabras, camellos, ovejas y vacas. Se cuelgan por todas partes, en barras, o se extienden sobre plataformas de madera. Parecen manchas de tintas multicolores.

El método del tratamiento del cuero, apenas ha evolucionado desde la Edad Media (¡algunos tanques tienen cientos de años!). Todo está hecho a mano, ¡lo que hace que el cuero marroquí sea de la más alta calidad!

Soy consciente del hecho de que estas imágenes y descripciones, muevan un rango diferente de sensibilidad de cada uno de nosotros. Somos diferentes y nos afecta un espectro diferente de los fenómenos.

Sin embargo, lo que más me sorprendió en esta experiencia, fue el hecho de que un humano, y su trabajo inquietantemente gigantesco, está expuesto aquí a la vista del público.

Los turistas, con las mejillas sonrosadas de emoción, observan desde las terrazas a estos trabajadores cansados abajo, ¡como monos en una jaula! Y no estoy segura de si estos empleados, inhumanamente cansados, sucios y malolientes, quieren ser vigilados durante su trabajo. Incluso sin esto, tienen que mostrar su motivación a diario (¿imaginas este trabajo, con un calor africano de 40 grados?!?), resistencia (me vuelvo loca después de 15 minutos de este olor) y mucho vigor físico (los gimnasios europeos, parecen aquí ridículos).

Y usted, el europeo, un ecologista y defensor de los derechos de los animales que se indignará mucho, ¡despierte! Hola, despierta, estamos en África, un continente que tú, en tu cómoda realidad europea, llamaste el Tercer Mundo. ¡Aquí, el curtidor, ha estado usando un delantal de goma, botas protectoras y pantalones de goma altos, desde hace solo unos años!

Por lo tanto, aunque siempre fui muy sensible al destino de los animales, conscientemente y con compromiso, compro a un artesano local unas zapatillas bordadas, de una suavidad sin precedentes, hechas por su esposa (¡aunque en realidad no las necesito!). Es porque, tengo un gran respeto por todo el esfuerzo humano, y el arduo trabajo de los curtidores africanos cuando lo vi, me hizo valorarlo mucho. ¡Y sobre todo soy consciente de que, al igual que en Europa, la gente de aquí también quiere vivir y necesita comer! Es mejor si obtienen fondos para este propósito, como resultado de alguna ocupación útil.

Al final, siempre he estado convencido de que, si realmente queremos mejorar el destino de los animales, ¡primero debemos mejorar el destino de las personas, por ejemplo, las que viven en África!