El color rojo en China - un símbolo atemporal de antiguos y modernos valores

2019-05-25

Kate The Traveller

¿De qué color es China? – rojo. ¿Rojo porque es comunista?

Aunque a menudo asociamos la bandera roja del comunismo, con los últimos bastiones del sistema político que proviene directamente de la URSS, pero el color rojo ha sido un color especial para los chinos durante siglos. Cuando se viaja a China, la característica lámpara roja suspendida por separado o en grupos, en árboles y edificios inunda nuestra mirada. La bandera roja china, con cinco estrellas doradas, revolotea alegremente a cada paso. A la gente le gusta vestirse con tonalidades vibrantes de rojo y, a menudo, decoran sus casas con recortes rojos en los cristales de las ventanas y con versos auspiciosos en las puertas, escritas en letras rojas chinas.

Acostumbrada a los colores tenues del mundo occidental, estando en Asia, me siento cada vez como en una tierra mágica de colores. Todo a su alrededor es más vivo y la gente con atuendos coloridos parece ser más risueña. Sin embargo, he encontrado que la estética de un país dado puede variar significativamente. Los colores individuales tienen un simbolismo específico para distintas culturas, pudiendo ser diferente para una sola persona y su significado puede cambiar con el tiempo. Al experimentar coloridos mareos en Tailandia o India, en China, la elección de los colores es más reducida, pero no menos sorprendente.

Hay cinco colores de uso común aquí, y el rojo ubicuo domina sobre todos ellos.

Teoría de los cinco elementos

El significado de estos cinco colores básicos en China, tiene sus orígenes en el antiguo sistema filosófico de este país, la llamada teoría de los cinco elementos. Según ella, nuestro universo-todos los fenómenos y procesos de la naturaleza- son una manifestación de la energía vital de Qui. El Qui, se revela en forma de cinco elementos básicos. De acuerdo con el principio del yin y el yang (unidad y variabilidad de los opuestos), estos elementos están sujetos a un ciclo continuo de destrucción y regeneración. Estos ciclos regulan la naturaleza y son la fuente de su variabilidad. Los cinco elementos son: fuego, agua, madera, tierra y metal, y a cada uno de ellos se les asigna un lado del mundo, estación, día de la semana, emoción, incluso un órgano en el cuerpo humano y, además de muchos otros, el color.

Según el sistema Wu Xing (la teoría de los cinco elementos), el color negro asignado al elemento del agua, es el color de los cielos y los dioses. El color blanco asociado con el elemento de metal se asocia con la muerte, que a menudo se usa en funerales y atuendos funerarios. Ambos colores se complementan, representando la dualidad de la realidad en el famoso símbolo taiji ( el símbolo del círculo dividido conocido bajo el nombre moderno „yin-yang”). El color verde asignado al elemento de la madera, se asocia con la salud y la armonía. El color amarillo que pertenece al elemento de la tierra, se asocia con el poder. En el pasado era reservado solo para el Emperador, el gobernante de la Tierra y decoraba sus túnicas, palacios y muchas cámaras reales. Por otro lado, el color rojo, el atributo del elemento fuego, simboliza, según los chinos, fenómenos como la nueva vida, la calidez, la alegría y el desarrollo.

A lo largo de los siglos, el simbolismo de los colores ha ganado importancia en la cultura, como un elemento necesario de circunstancias como el nacimiento, la muerte, el matrimonio, los ritos religiosos y el estatus social. La teoría de los cinco elementos todavía juega un papel importante en áreas tan diferentes de la vida en China como la arquitectura, la música, la medicina tradicional china, las artes marciales y el Feng Shui. Parece penetrar tan profundamente en la vida cotidiana de China, que hoy en día es difícil trazar un límite claro entre el sistema filosófico esotérico de la antigua China y … la superstición.

Pero volvamos a la China roja, como algunos la llaman.

 

Hongse, que significa color rojo, está asociado en la China contemporánea principalmente con eventos exitosos, riqueza y poder.

 

El Año Nuevo Chino
 

Cada año nuevo en China comienza entre enero y febrero, en función del calendario lunar chino. Es recibido con gran alegría por varias ceremonias en todo el país. Las calles y edificios están decorados con un mar de lámparas rojas. Las casas se limpian escrupulosamente y están decoradas con versos rojos, de buenos deseos en los marcos de las puertas. En los cristales de las ventanas, se pegan los recortes de papel carmín, con la letra china Fu, que significa felicidad, y los nudos característicos de China, trenzados con hilo rojo, complementan la decoración ardiente de la casa. Para una cena festiva, los chinos visten también de rojo y el popular regalo de Año Nuevo es un sobre rojo con dinero dentro.

La Boda China Y El Nacimiento De Un Niño
 

La boda china también funciona con los colores del elemento fuego. Los trajes tradicionales de los recién casados chinos son completamente rojos. Usan también elementos rojos para decorar sus cabezas, nudo que simboliza la unión de los cónyuges, así como el trono de color rojo o las sillas en las que se sientan. ¿Quién en nuestra parte del mundo se vestiría en un vestido de amapola o un traje rojo brillante? Ropa blanca de boda, identificada con el símbolo de pureza en la religión católica, para los chinos es un presagio poco favorecedor. Cuando los cónyuges tienen un hijo, un mes después del nacimiento del niño, se organiza una fiesta para presentar al nuevo miembro de la familia. El nombre de la ceremonia, la celebración de huevos rojos, se asocia con los huevos de color rojo que significan las buenas noticias. Se les entrega como regalo a los invitados, como agradecimiento por su llegada.

Los Edificios Chinos

Muchos edificios característicos en China tienen fachadas, paredes y decoraciones rojas. El edificio más conocido de la China imperial: el complejo de Ciudad Prohibida, es una compilación de carmín dominante en todas partes y elementos de acabado de color amarillo u oro. Encontrarás también a menudo rojo en: torres de campanario, complejos de templos, paredes de palacios y pinturas murales.

El Maoísmo

En el siglo XX, los líderes del proletariado chino y el socialismo posterior, utilizaron el color rojo en la época de Mao siendo el antiguo símbolo del heroísmo chino, el coraje y la rebelión. Es a causa de estos eventos recientes y a la posterior asociación con el comunismo, que nos parece – recién llegados a este estado- que el rojo es solo el legado del sistema político. Este es el caso de muchos aspectos de la vida en el Reino Medio. Con la inevitable inundación de China por las modas occidentales, a menudo es difícil distinguir un presente globalizado, de las antiguas tradiciones de la civilización más antigua y única que perduró del mundo. Tres mil años de su historia ininterrumpida, siguen siendo una base inviolable, para China que se está modernizando tan rápidamente hoy.

Viajando allí, me sorprendo cada vez. Al ver la realidad que supuestamente conozco, descubro sistemáticamente capas más profundas del sistema de valores chino y su única forma de pensar, tan diferentes de los conceptos de Occidente donde vivo. Siempre me acerco con precaución a lo que veré en China y sé que mi primera respuesta, requerirá una corrección posterior, después de explorar la historia, la cultura y las creencias de este país original. Los conceptos, ideas e interpretaciones de fenómenos que nos parecen universales en China, a menudo resultan inútiles. Al adoptar la forma inusual de cinco colores, la China contemporánea es invariablemente intrigante. El rojo optimista que domina en todas partes, por primera vez en la historia, llena los corazones de los chinos con la esperanza de un futuro mejor. Los siglos de opresión de esta nación extremadamente fuerte, finalmente han traído el tan esperado deshielo. Constantemente controlados y humillados en muchos niveles de la vida, parecen coexistir con el poder moderno, mejor que nunca en la historia. Una serie de reformas políticas emprendidas en la década de 1970, que continúan sistemáticamente hasta el día de hoy, iniciaron cambios positivos en la economía, la sociedad y el modo de vida de un chino estándar. Antes, moría de hambre en una provincia pobre, hoy vive en una gran ciudad, proveyendo con dignidad a su familia. Antes, pasando toda su vida en el lugar donde nació, hoy puede viajar por todo el país con una red de trenes de alta velocidad, creados por el gobierno para él. Come hasta saciarse, duerme en una cómoda cama en su apartamento privado, en bloques de vivienda pública, ampliando a su familia como parte de la recientemente abolida política de un hijo. El chino de hoy, infectado por un fervor positivo de los tiempos cambiantes para él, con mejillas rosadas, camina enérgicamente cada día su trabajo. Este rubor rojo siempre presente en las caras de las personas que caminaban a mí lado en China, permaneció en mi memoria como el color característico de este país extraordinario. Se ha convertido en un símbolo de la tendencia del cambio, hacia una expresión mejor y perceptible, de los sueños de una vida más feliz que se está cumpliendo.